Post Image

En condiciones climáticas óptimas, las plantas generan energía y alcanzan su máxima capacidad de producción, gracias a las temperaturas moderadas y la disponibilidad adecuada de agua. Sin embargo, el verano es un período que genera estrés en los cultivos debido al calor y la sequía.

Cada cultivo tiene una temperatura máxima diferente, pero en general, bajo estas condiciones, la fotosíntesis disminuye drásticamente, mientras que las plantas aumentan automáticamente su respiración para resistir el calor.

Siguiente
Soluciones para el craking